Bombilla Led

¿Puedo regular la intensidad de luz con una bombilla LED?

Esto dependerá en gran medida de la bombilla escogida. Muchas bombillas LED tienen opciones para adaptar reguladores de luz, aunque esto es algo que debes tener claro antes de realizar la compra. La función de regulación dependerá del modelo de bombilla y no de que sea LED o de filamento y esta opción se indicará en la caja.

Criterios de compra

Las bombillas LED suponen una revolución en la forma de entender la iluminación de tu hogar. En el mercado existe una gran variedad de lámparas y, por tanto, escoger la más adecuada para tu casa no siempre es sencillo. A continuación te presentamos una guía con los criterios de compra más importantes en los que debes fijarte para escoger.

  • Casquillo
  • Ángulo de apertura
  • Temperatura del color
  • Ahorro y consumo
  • Luminosidad
  • Instalación
  • Marca o genérica

Casquillo

El casquillo es uno de los factores más importantes en la elección de una bombilla LED. Cada lámpara tiene un tipo de casquillo y debes escoger el adecuado, pues de otra forma no podrás utilizar la bombilla. Las bombillas tradicionales de rosca tiene unas medidas que suelen ir del E14 al E27, siendo este último (más grueso) el más habitual.

Si has comprado una bombilla LED para sustituir un halógeno o dicroico, entonces deberás escoger una con casquillo de tipo G. Normalmente las dicroicas utilizan un casquillo Gu10. Existen bombillas LED en forma de tubo fluorescente. Las medidas del casquillo vienen descritas en la propia bombilla, así que fíjate bien antes de escoger.

Ángulo de apertura

Otro factor muy importante a la hora de comprar una bombilla LED es el ángulo de apertura. Este suele variar entre los 40 y los 160 grados, y se indica en la caja. Algunas bombillas tienen un ángulo mucho mayor, llegando a los 360º en algunos casos muy concretos. Para luces de techo o lámparas, deberás escoger siempre un ángulo grande.

Temperatura del color

La principal diferencia entre bombillas LED es la temperatura de color que producen. Aunque la luz siempre es blanca, existen tres matices. La luz neutra o natural, que es un blanco sin matices, como la luz del día, el blanco cálido, de tonos rojizos, y el blanco frío, que tiene tonos azulados y es ideal para zonas de estudio y trabajo.

Normalmente, la luz cálida se utiliza en zonas de descanso, y la fría en zonas de trabajo y de tránsito. Las bombillas LED frías dan un poco más de luz que las cálidas, usando los mismos vatios.

Ahorro y consumo

Las bombillas LED son buenas y económicas, ideales para cualquier uso. Son buenas porque tienen una alta capacidad de iluminación y económicas porque suponen un gran ahorro energético. Una bombilla LED de 7 vatios equivale a una incandescente de 60, lo que te supone un ahorro de más de un 80% anual en la factura de la luz.

Además, no solo ahorrarás en tu factura, ya que las bombillas LED tienen una vida útil muy superior a las tradicionales. La vida útil de una bombilla convencional es de unas 1000 horas de uso, mientras que las LED tienen una duración de hasta 20.000 horas de uso, lo que puede traducirse en unos 20 años de uso.

Luminosidad

Otro factor que deberás tener en cuenta a la hora de comprar una bombilla LED es su luminosidad. Tienes que fijarte en las tablas de equivalencias con las bombillas tradicionales para escoger la que mejor se adapte a tus necesidades, a la lámpara que quieres cambiar y al espacio que pretendes iluminar.

Para conocer la luminosidad de cada bombilla LED deberás fijarte en la cantidad de lúmenes. Existen en el mercado bombillas cada vez más eficientes, por lo que puede ocurrir que una bombilla con menos potencia ofrezca una mayor luminosidad que otras con mayor consumo.

Instalación

No todos tenemos la misma instalación de luces. En algunas casas se usan bombillas incandescentes y en otras lámparas fluorescentes o halógenos. Es importante que, antes de comprar una bombilla, revises bien la instalación de tu casa y te informes sobre qué parte puedes reutilizar y cuál sería mejor que cambiases.

Este factor es importante, ya que algunas lámparas halógenas incorporan transformadores. Es posible que, de un solo transformador, podamos colgar varias bombillas LED, ya que tendrán un consumo mucho menor que la halógena. También es importante que te fijes en los reguladores de intensidad, pues no todas las bombillas tienen esta opción.

Marca o genérica

La marca no es un factor que puedas tomar a la ligera, ya que influirá directamente en la calidad de la bombilla LED. La marca Philips ha dominado el mercado de las bombillas LED desde sus inicios. Ofrecen una enorme cantidad de modelos, con formas, casquillos, colores y potencias. Además, disponen de modelos regulables, de colores y con conectividad.

Otras marcas como V-TAC o incluso Amazonbasics ofrecen también grandes resultados. Como en todos los productos, hay marcas blancas muy buenas y otras muy malas. ¿Cómo distinguimos una buena de una mala? Las buenas no parpadean ni emiten zumbidos y se encienden inmediatamente.

Resumen

Las bombillas LED han supuesto un cambio en el paradigma de la iluminación doméstica. No solo nos ofrecen una luz natural y con gran brillo, sino que además nos permiten ahorrar hasta un 80% en la factura anual de la luz y tienen una vida útil extremadamente larga, pudiendo durar hasta diez o doce años sin problemas.

Las posibilidades a la hora de comprar una bombilla LED son casi infinitas, ya has visto que existe una enorme variedad de modelos con formas, casquillos o colores. Cada una de ellas será adecuada para un ambiente y será decisión tuya escoger la mejor. Nosotros te hemos explicado todo lo que necesitas sobre bombillas LED.

Deja un comentario